Para ti, águila

Águila

De la galería de ogdblack

Vuelas, como águila amenazadora en torno a mi frágil felicidad. La sombra de tus alas, cada vez más próxima, más negra, deja resbalar la soledad en mi interior. Allí sentado, sonrisa burlona, picoteas despiadadamente mi imaginación. Sólo tu boca moviéndose, tus ojos fijos en mi rostro, intentando sorprender en él el resultado de esta tortura, de este juego cruel.

Labios chorreando palabras amargas, sílabas cayendo como un mazazo sobre mi cerebro, que repite, obstinadamente, soledad, soledad, soledad… Lanzas hipótesis al aire, un aire frío que hiela mis lágrimas antes de nacer, lágrimas de posibilidades, de dudas, y tú, allí sentado, inmóvil. Y tus labios lanzando flechas envenenadas y tu lengua masticando dardos mordientes. Yo, a tu lado, cogiendo tu mano muerta sobre la mesa, atrayendo tu rostro y besándote, rebatiendo tus hipótesis con miedo, con caricias calientes, con miradas de piedad.

Tanta esclavitud, aunque voluntaria, pesa en tu altiva figura, águila mía; retengo tu mano creyendo que es tu alma, pero no, eres tú, quien tiene mi alma presa bajo tus garras. No eres tú águila herida, sino yo gorrión quebrado. No soy carcelero de tu vuelo, ni domador de tu bravura; no deseo ser espina, muro opresor o jaula indeseable. ¿No entiendes, amor, que únicamente busco cobijo bajo tu ala, que deseo ser pluma, aire o nido en el que reposas?.

Vuela alto, águila majestuosa, descubre nuevos horizontes, más altas cumbres, pósate sobre las nubes más blancas, extiende tus alas hasta el infinito, nútrete de jugosas víctimas y dialoga con los dioses. Pero, cuando estés cansado, vuelve hacia este pequeño y pobre gorrión que, con sus sucias patas de asfalto, te guiará por la gran ciudad de los hombres; te ofrecerá su cuerpo como nido, gorgojeará trinos desconocidos para adormecerte y te servirá, fiel, hasta que un coche, una piedra o la lluvia acaben con su miserable existencia.

Te preguntarás por qué, águila orgullosa, esta agotante fidelidad. Una paloma me contó el secreto: tu salvaste a ese gorrión de la muerte, le devolviste algo tan preciado como la alegría. Quizás para ti eso no significó nada, o sólo un recuerdo; pero el gorrión vivirá siempre, solamente, de ese recuerdo.

Anuncios

Un pensamiento en “Para ti, águila

  1. Elena dice:

    me encanta tu poema, esta lleno de pasion, de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s