Una mujer de negro

mujer_de_luto
Foto de Figarc

Es, como otras muchas mujeres, heroína anónima, pluriempleada sin sueldo que un día decidió salir a la calle y buscar una ocupación remunerada para que su prole pudiera recibir una buena educación, aquella que ella no pudo recibir. Siempre he admirado en ella su resistencia para el trabajo, nunca se rinde, su jornada laboral comienza muy temprano -antes de que el sol nos ilumine- y finaliza cuando la luna reina sin oposición el cielo de la ciudad; sólo pequeños descansos, casi invisibles, permiten a los músculos relajarse unos instantes.

Cuando la enfermedad vino a asentarse en su casa, quisieron ocultarla la verdad hasta estar completamente seguros de que no había ninguna esperanza, pero un médico te dio la estocada por la espalda. Recuerdo que se sentó; sus ojos, llenos de lágrimas y de incredulidad, reflejaban un gran miedo.

Con la muerte de su hombre, su compañero, perdió parte importante de su pasado de su pasado de un solo golpe, cada día que pasaba sin él era más difícil seguir andando, los cercos morados que rodean sus ojos desde ese día delatan que ese luto exterior es aun más negro por dentro. La soledad se ha adueñado por entero de su existencia, la apatía ha encontrado en ella una compañera, la aflicción sujeta con fuerza su mano obligándola a continuar a su lado, arañando constantemente sus heridas.

Cada año viaja hacia la muerte, hacia su hogar -el de ella y el de él, de aquel hombre al que consagró su juventud y su madurez-. El 1 de noviembre siempre en aquel cementerio de un pueblo gallego perdido entre suaves ondulaciones montañosas con olor a pino y a eucalipto. Día de difuntos. Vuelta a su niñez, a recuerdos viejos, a imágenes entre campos de maíz, vuelta a al inicio de la vida y a la presencia de la muerte.

Anuncios

Un pensamiento en “Una mujer de negro

  1. Chinasklauzz dice:

    Frente a la certeza de la muerte solo nos queda el consuelo y los recuerdos de aquellos años idos. La vida nos prepara para este tipo de abismos, abismos en los que a veces nos encanta habitar. Un tema sensible el que tratas.

    Chinasklauzz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s