La ceguera de los inseguros

Desde la llegada de la democracia en España, Comunidades Autónomas con idioma propio reivindicaron un derecho legítimo: la posibilidad de que su lengua tuviera un reconocimiento en el nuevo Estado. Este derecho se ha pervertido por partidos políticos que lo único que han buscado es una moneda de cambio para presionar al poder central y obtener poder y dinero para sus estructuras. Ahora, después de este proceso que debía de haber enriquecido culturalmente a los habitantes de estas regiones, hemos conseguido formar a unas generaciones en un idioma que no está reconocido internacionalmente, relegando el conocimiento del castellano a un segundo o tercer idioma.

¿Os imagináis que la tribu de los Navajos consiguiera una cierta autonomía en EE.UU. y promocionara su idioma como primera lengua y decidiera enseñar el castellano como segunda lengua, dejando relegado el inglés a tercer idioma? ¿Y sí decidiera que los carteles de sus comercios, papeles oficiales, señalización de carreteras tienen que editarse en su lengua? Evidentemente perderán la oportunidad de comunicarse con miles o millones de personas, dependiendo de la forma que utilizasen. Pues este caso tan extravagante está pasando en las llamadas Comunidades históricas.

Leo en “La Voz de Galicia” un interesante artículo sobre este tema. Cada uno tiene su opinión, pero yo puedo dar fe de lo que veo: que estudiantes de Erasmus de otros países no quieren ir a Cataluña porque a ellos lo que les interesa es aprender castellano (español para todos los que no son españoles, o para los buscadores de Google cuando eliges idioma). Creo que se puede favorecer, recuperar y desarrollar un idioma sin perder el sentido de la realidad. Y la realidad es que en el mundo el castellano es el tercer idioma más hablado, ¿no es mejor aprovecharlo que intentar hundir esta lengua que también es la de los habitantes de Cataluña, País Vasco o Galicia?.

Tal vez un poco de sensatez, de perspectiva global, de falsos mitos y de menor complejo provinciano por parte de los políticos nacionalistas traería consigo un enriquecimiento cultural general y un potencial mucho mayor para las personas que viven en esas comunidades, porque ahora, dependiendo de dónde nazcas, puedes licenciarte sin saber escribir en la lengua que nuestra Constitución reconoce como la de todos los españoles, y de momento, que yo sepa, Cataluña, Galicia y País Vasco forman parte de España.

Fotografía: neregauzak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s