Telecinco, la codicia y los ladrones

Érase una vez una cadena de televisión que, con la engañosa excusa de “informar”, se dedicaba a dar monstruoscarnaza a todos los que querían olvidar sus miserias regodeándose con las miserias de los demás. Este circo moderno de monstruos al que -previo pago- acudían la mujer jirafa, el hombre elefante, la niña de dos cabezas y todos los seres que la “buena sociedad” rechazaba por sus defectos o sus excesos, encontraron un hogar cálido y acogedor que les mimaba y les proporcionaba un no despreciable sustento.

Un día, esta cadena decidió ampliar el campo de monstruos, y sus avispados ejecutivos centraron sus esfuerzos en atraer a su repertorio a dos famosos ladrones. Aquí comenzó el declive de su lucrativo negocio, porque la “buena sociedad”, que había admirado su colección tan cuidada y exquisita, empezó a preguntarse si era ético que personas que les habían estafado, que habían sido condenados por su conducta antisocial se lucraran de nuevo a su costa. Y así empezó a gestarse un movimiento ciudadano en contra de la cadena que pagaba a delincuentes por dejarse inmolar en público (sólo de una forma simbólica, claro está).

Denominar información a lo que es un puro espectáculo es mentir. Numerosos medios de comunicación visten con la palabra “información” o “interés público” lo que solo son rumores,  espectáculos o miserias humanas. Hoy la policía, a instancias del juez Oscar Pérez, que instruye el “Caso Malaya”, contra la corrupción en el Ayuntamiento marbellí, ha acudido a Telecinco para recabar toda la información de la relación contractual del ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, con el fin de embargar las posibles ganancias del preso Muñoz, sobre el que pesan 6 condenas por delitos urbanísticos.

Telecinco hace 12 causas de los 12 meses, todo muy ético y muy altruista, supongo que será una especie de penitencia autoimpuesta -¿o más bien una herramienta de marketing?-por todos los pecados que comete en la gestión diaria de muchos de sus programas, en los que predomina la ruindad y la falta de ética.

Espero que Ángel Martín no tenga que comerse 100 huevos el lunes, y que Telecinco sufra hoy un fuerte batacazo de audiencia, salga Julián Muñoz o no. Pero eso sería otro cuento, tal vez “Alicia en el País de las Maravillas”. Y aquí, hoy por hoy, maravillas pocas, ni siquiera una santa.

Foto: terren in Virginia
Anuncios

Un pensamiento en “Telecinco, la codicia y los ladrones

  1. Pues sí niña, angel Martín se tuvo que comer los 100 huevos.
    Mundo,mundo,mundo. Menos mal que no dijo de comerse 100 gallinas porque el pobre gallito andaría demasiado solo y aburrido
    Yo lo ví, de gallina, de codorniz , de chocolate….
    Y Muñoz a sus anchas comiéndose el dinero de los pobres.
    Otra vez Rosa, otra vez besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s