La historia de una estatua embalada

estatua_embalada

El Caballo Alado

Plaza de Legazpi (Madrid)

Esta estatua lleva meses embalada sin que ningún servicio municipal la retire de la plaza en la que está situada. Nadie repara en ella, a pesar de que formó parte de un conjunto arquitectónico creado por Agustín Querol a finales del siglo XIX para el entonces Ministerio de Fomento y actualmente Ministerio de Medio Ambiente: La Gloria y los Caballos Alados.

estatua_embalada2Este caballo, que perdió a su pareja por obra y gracia de las obras de la M-30 hace ya unos cuatro años, lleva penando en silencio su soledad y, desde hace unos meses su invisibilidad, en un lugar que no le corresponde.

Aunque nunca me gustó el conjunto de los caballos en esta plaza populosa y multirracial, he de reconocer que siento pena por este histórico caballo cuyos últimos años  están cubiertos de andamios y, últimamente, de la oscuridad más absoluta.

La escultura está abandonada al lado de un centro cultural y artístico de vanguardia, que nuestro Consistorio quiere promocionar como nuevo símbolo cultural de la ciudad, lo que no sé si eso significa ¡Viva la modernidad, matemos nuestro legado artístico!

La verdad es que las esculturas en cuestión no me atraen, pero hay numerosas manifestaciones culturales con las que no me identifico sin que por ello desee que desaparezcan. Preservar nuestro patrimonio cultural es fundamental para saber quienes somos; y en este sentido, conservar y cuidar los bienes artísticos es un deber de todos, y sobre todo de los que gestionan dicho patrimonio.

Espero que este caballo alado al que han cortado las alas encuentre, algún día, su lugar en la ciudad, y que esta plaza recupere su centro hoy ocupado por una estatua cubierta de vergüenza.

Anuncios

3 pensamientos en “La historia de una estatua embalada

  1. Serena dice:

    Bueno… pero, mientras, nos disponemos a hacer otros dos traslados. Nos llevamos el Oso y el madroño a su “lugar originario” y en Arenal ponemos La Mariblanca. Total… como no hay obras, como Ópera está tan estupendo y Sol también… ¡Vivan las mudanzas!

    PD. Lástima que el plástico de embalaje no sea de pompitas… ¡¡qué vicio!!

  2. desira dice:

    Estoy contigo en que el arte no hace daño y, tal vez dentro de dos siglos, lo que a nosotros nos parece horroroso y vulgar es reconocido como una verdadera joya creativa, ¡vete a saber!
    Besos, Desira

  3. Bella reflexión Desira. No es bonito que le corten las alas a nada, ni siquiera a una escultura, por muy vieja, fea, anticuada, impopular o molesta que sea.

    Ahora bien, hay esculturas políticamente correctas y otras políticamente incorrectas. No me posiciono ante ninguna porque es muy complicado, pero el arte y los recuerdos no hacen daño, eso sólo lo hacen las personas.

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s