El valor de una vida

Barack Obama, flamante Nobel de la Paz, no acudirá a los actos que se han organizado en su honor por motivos de seguridad según algunos, por prudencia y humildad según otros.

En Lanzarote, una mujer saharahui, Aminatou Haidar, continua poniendo en peligro su vida voluntariamente por defender los derechos de su pueblo, un pueblo que reclama su tierra desde hace décadas, mientras la comunidad internacional, que reconoce sus derechos, mira hacia otro lado cuando Marruecos hace caso omiso de las resoluciones adoptadas.

Cada 6 segundos muere un niño de hambre en el mundo y el número de personas que pasan hambre está aumentando, según la FAO, mientras en España seguimos enredados con una Ley del Aborto, que no sabemos si se abortará o nacerá con defectos congénitos.

En fin, que no sé si hoy, Día de los Derechos Humanos, es el mejor momento para pararse a pensar sobre por qué una vida no vale nada o vale demasiado, dependiendo de dónde nazcas o de quién seas. No todos somos iguales, o por lo menos lo parece si miras con un poco de atención a tu alrededor.

Anuncios

2 pensamientos en “El valor de una vida

  1. desira dice:

    Querido Jorge, pensar, lo que se dice pensar, parece que no está bien visto en los últimos tiempos. Se lleva más acatar consignas, apretar filas y mirar hacia otro lado cuando algo huele a podrido.
    Gracias por el comentario.
    Desira

  2. Es un buen post para pensar a donde nos lleva el mundo.

    Saludos desde PTB,

    Jorge Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s