La fragilidad de lo cotidiano

Hay días que te sorprenden, a veces positivamente y otras se te revelan como el inicio de una pesadilla. Hoy ha sido uno de esos días en los que te levantas pensando que va a ser igual a los demás y, al rato, te encuentras en una circunstancia que te destroza la solidez de lo cotidiano. Entonces te das cuenta de que la rutina está levantada sobre arenas movedizas que, en un segundo, se puede hundir sin que puedas echar una delgada cuerda para recuperarla.

Cuando te ves empujada, desde tu silenciosa cotidianidad, a enfrentarte a situaciones imprevistas, reajustas tus endorfinas hasta estimularlas de forma que, lo que pasa por delante de ti, lo asimilas como algo ajeno, lejano, con el fin de poder asimilarlo.

Pero, bueno, lo mejor es respirar hondo y aceptar los cambios inesperados.

Anuncios

2 pensamientos en “La fragilidad de lo cotidiano

  1. desira dice:

    Pero a veces lo cotidiano nos arropa con la seguridad de lo que vendrá mañana, y se echa de menos cuando se evapora sin más.
    Ann, gracias por tu comentario. Saludos.

  2. Anne dice:

    Destrozar la solidez de lo cotidiano..

    Wow, me encanta esta frase.

    Y es que la rutina es de cemento armado.

    Saludos,

    Anne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s