Nunca esperas a la muerte

Nunca esperas a la muerte,
pero ella siempre se arrima
a la vuelta de la vida,
a veces pisándote de frente
a veces rozándote una herida.

Nunca esperas a la muerte,
pero tampoco la olvidas
y sientes sin duda su aliento
al doblar cualquier esquina,
y se te presenta de nuevo
como mosca de septiembre,
pesada, insistente, cansina.

Nunca esperas a la muerte,
pero su tembloroso aleteo
una vez más se presiente
en esas palabras mudas,
en aquellos llantos sordos,
en mi soledad, en tu miedo…

Otros apuntes de versos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s