La soledad de nuestros viejos

Imagen de dariuszka

Me crucé ayer en la plaza con él: rostro consumido y marchito, cuajado de profundos surcos, barba descuidada y gris,  gafas de concha negra posadas con desgana sobre una nariz demasiado grande para unos rasgos menudos. Su cuerpo se movía con dificultad sobre unas piernas que se adivinaban quebradizas y repletas de huellas de la mala circulación. Calzaba unas zapatillas de cuadros, sin calcetines; sus ojos, tras unas lentes que distorsionaban su mirada, se perdían en algo más allá del paisaje urbano de coches y prisas que nos rodeaba.

Su ropa, gastada como su cuerpo, transmitía soledad y desamparo; por un momento me sentí obligada a acercarme a él y hablarle, cogerle la mano y decirle que yo sí le veía, que yo si sentía su abandono; pero pudo más que yo ese maldito pudor de meterse en la vida de los demás sin que te pidan ayuda de forma tácita y pasé por su lado sin abrir la boca, sin conseguir que sus ojos se cruzaran con los míos para que sintiera mi calor.  Seguí mi camino hacia ninguna parte sin volver la cabeza, sin saber si el anciano encontró su destino.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España hay cerca de un millón y medio de mayores de 65 años, la mayoría mujeres, que viven solos. Los avances médicos y sociales han posibilitado que la esperanza de vida en nuestro país haya aumentado más del doble en el último siglo, pero ¿nos preguntamos cómo viven nuestros ancianos?. En una sociedad que cada vez es más egoísta, más individualista, más utilitarista, los ancianos son, en muchas ocasiones, un estorbo al que se olvida en una residencia, en otra provincia, en otro barrio, en una realidad paralela e incómoda.

Mi madre tiene ya 82 años y, aunque vive sola, espero que no se sienta nunca sola, porque a ella le debo lo que soy. A los ancianos de hoy les debemos nuestro bienestar, les debemos una sociedad opulenta -a pesar de la crisis-. Si no somos capaces de devolver en forma de cariño, de respeto y de cuidado lo que nos han dado, es que no merecemos su legado, es que hemos perdido por el camino valores tan importantes como la gratitud, la solidaridad o la generosidad. Estaremos construyendo una sociedad deshumanizada, y eso, tal vez, sea más peligroso que el cambio climático para la destrucción de la especie.

Anuncios

5 pensamientos en “La soledad de nuestros viejos

  1. Rossana dice:

    Voy a pegar el link de tu página y lo dejaré en uno de los míos, así me voy enterando de lo que dejas.
    Un beso
    Ross

  2. desira dice:

    ¡Que lindo, Rossi! Todo lo que escribes tiene alma, pasión y vida. No te me pierdas y pásate de vez en cuando para que pueda deleitarme con la magia de tus palabras, ¿Vale?
    Un besote fuerte.

  3. Rossana dice:

    Mientras hago hora, esperando a mi madre ( 74 años) leo y la humedad no sólo se queda en mis pestañas, si, no sé en que momento el ser humano, deja de ser hijo, para convertirse en un ente automatizado hasta los sentimientos…
    A la próxima, no dejes de estirar tu mano, creo que una mirada, como respuesta, aunque parezca ausente, besará el temblor que te produce, la maravilla de ser HIJA ( todos los ancianos , así como los niños, son nuestros)
    Mañana, seremos nosotros, estamos en la línea, luego de nuestros padres…
    Un abrazo
    Rossana

  4. desira dice:

    Hay males que se pueden evitar, y creo que este es uno de ellos. Gracias por el comentario.
    Un saludo.

  5. La soledad es un mal horrible que padecen muchos ancianos, la despreocupación de sus familiares es la causa principal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s