La vida nunca se para

fotografía de ermanitu2

El otoño entra en el corazón antes que en el paisaje que me envuelve con un sol cálido de finales de septiembre. Veo a unos niños ajenos al final de una época, para ellos todo se reduce a su entorno más inmediato; una pareja se come a besos en un banco, como si el amor no se gastara nunca; y yo, entre extraños a mi alrededor, busco un sentido a las despedidas que pueden venir y que no sé cómo afrontar.
La vida nunca se para. Incluso cuando sentimos que el suelo de las certezas se diluye a nuestro paso, la vida nos arrastra con ella. Aunque no queramos, aunque sintamos que algo nuestro se queda atrás, la vida nos coge en volandas y nos agarramos a ella sin remedio.
Leo que un hombre mata a una mujer embarazada en una iglesia, hiere a otra y luego se suicida, tal vez haya pedido antes perdón por sus pecados. Pero la vida sigue luchando con la muerte y vence, a medias, al salvar el equipo médico al bebé que la mujer llevaba dentro de sus entrañas. Sin duda, todos luchamos por vivir aunque, a veces, parezca que la vida nos de la espalda.

Anuncios

2 pensamientos en “La vida nunca se para

  1. babel dice:

    No podemos hacer nada más que intentar seguir con la vida que nos dieron sin haberlo pedido

  2. turbeng dice:

    Un artículo interesante! Voy a leer más en este blog más tarde.
    ¡Gracias por el comentario en mi blog/podcast!

    Bienvenido a mi blog don Gerardo de Suecia en esta dirección:

    http://turbeng.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s