Cuando la muerte te acaricia

Imagen de Bilbopolit

Cuando la muerte te acaricia todo lo demás parece perder sentido, su susurro te atenaza, mientras sus finos y suaves dedos recorren tu corazón acelerando y parando su sonido a su voluntad. Tras su paso queda el vacío, un vacío sordo, ciego y mudo que te acompaña en todo momento, incluso cuando respiras. La muerte a veces no deja ni lágrimas que alivien la presión de la garganta, ni gritos que permitan vomitar todo el dolor que aprisiona el estómago.

La muerte es una experiencia personal, que solo sientes cuando te toca. Aunque estés acostumbrado a verla diariamente como espectador de la realidad que te rodea, es algo ajeno a ti hasta que su aliento te roza ligeramente.

A menudo, la vida te abofetea con abismos imposibles de atravesar, con cumbres inaccesibles ante las que te cuesta respirar, con obstáculos que crees que no podrás vencer. Sin embargo, en la penúltima lágrima una idea surge; cuando ya tienes la uñas rotas, el camino de salida surge ante tus ojos al doblar una esquina. La vida sigue adelante siempre, a pesar de la muerte.

Anuncios

5 pensamientos en “Cuando la muerte te acaricia

  1. Ayyyy que razón tienes.
    Sabes? yo que siempre fui una chica muy imprudente he estado cerca de la muerte muchas veces, y bueno yo no le tengo miedo a la muerte, me tengo miedo a mi. Cuando alguien me ha abandonado siempre he huido con la muerte. 5 veces, la primera vez fue con 14 años, la última vez en septiembre del año pasado. Yo soy la culpable, no la muerte. Y bueno muchas veces me he sentido morir porque muero porque no muero.
    Ya me siento desde hace tiempo bien dentro de lo que cabe y aunque este miercoles pasado volví a pensar en la muerte, pensé mas en mi familia y en todo lo que dejaría en la tierra que es mucho.

    Me ha gustado mucho tu escrito, gracias, así una valora más la vida.

    Besos.

  2. desira dice:

    Gracias a las dos por vuestras palabras

  3. La muerte es terrible cuando te toca de cerca y se lleva a tus seres queridos.
    Estupenda reflexión

  4. ana | restaurantes en toledo dice:

    me encanta tu blog, es una buena aportacion al mundo del blog

  5. carmen dice:

    Siento que es un paso que te vuelve olvidadizo. Ni fiestas o reuniones familiares. Un estado permanente, cuya caricia de terciopelo te empalaga. No me resistiré. No alteraré mi conciencia por la temporalidad de carne, arterias y huesos. Tan temporal como mis sesos, así vienen siendo los hechos… Moriré sí. Y todo lo vivido, me acompañará y formarán conmigo la pasta hecha incienso
    gran texto..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s