El arma más potente de Pedro Sánchez

rosa del PSOE

¿Florecerá la rosa del PSOE en manos de Pedro Sánchez?

Yo era de las que pensaba que Sánchez no podría con el aparato del partido, pero -sobre todo- no podría disolver las inconsistencias mostradas durante su mandato como Secretario General desde 2014. Sin embargo, la forma en que fue expulsado de su cargo, que más parecía una vendetta de la vieja guardia contra el arribista que pretende sacar los pies del tiesto e implantar sus propias ideas, la escasa popularidad de Susana Díaz más allá de Despeñaperros, los mensajes gastados de las “vacas sagradas” del PSOE, y la renuncia a sus cargos antes que a sus ideales hicieron de Sánchez un héroe romántico al que era fácil seguir.

Sin duda, el arma más potente que tiene ahora Sánchez en sus manos es esa militancia que le ha arropado y le ha otorgado el cetro de líder de un PSOE que había perdido la ilusión, que veía a sus dirigentes como funcionarios más o menos atinados, profesionales de la política sin ideales, posibilistas que echaban cuentas para ver si era más conveniente cantar al sol o a la luna. ¿Qué ha hecho Sánchez para ganar esta batalla? Simplemente cumplir con su famoso “no es no”, lo cual le revistió de una moralidad que el resto no tenía.

Si en 2016 hubiera habido unas terceras elecciones el PSOE, probablemente, tendría un apoyo electoral mucho menor al conseguido el 26 de junio de 2016, el PP habría obtenido una mayoría mucho más cómoda, Podemos habría conseguido su objetivo de ser el referente de la izquierda. Pero todas estas cábalas de estadísticas palaciegas no convencían a los votantes socialistas, que no habían votado las siglas del PSOE para permanecer a cualquier precio ¡Vivimos en un país de quijotes, en el que la buena gente guarda antes la honra que bolsa! Tal vez, se perdona la incoherencia moral cuando un partido político está en el poder, pero cuando un partido está en la oposición esa coherencia moral es la única salvaguarda para los miles de seguidores que lo secundan.

Ahora Sánchez no tiene mochilas de favores pendientes, tiene las manos “casi” libres para poner en marcha un partido que ilusione, que convenza y que permita a la gente que antes votaba PSOE creer que realmente va a trabajar y a presentar a la sociedad un proyecto creíble, autónomo y que pueda ser asumido por una mayoría social que, estoy convencida, está asqueada de tanta corrupción, pero no olvida los errores cometidos en el pasado por un partido que gobernaba y negaba una crisis económica que nos dejó al borde del precipicio.

De su inteligencia, su generosidad y su astucia dependerá que Pedro Sánchez y su equipo muevan, no sólo a los militantes socialistas, sino también a los millones de votantes que el PSOE ha perdido durante los últimos años por el camino. Me enternece ver como han rescatado “La Internacional” como himno, un guiño a esa izquierda de firmes y emocionales convicciones, nostálgica de cantos catárticos con los que el pueblo se libera del yugo de los poderosos. Aprender del pasado para reinterpretar el presente y acometer el futuro, ¡ahí está lo difícil!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s