De gusano a mariposa

Me enredé con rígidos fantasmas
en un bosque de mimosas.
Transité por un tiempo de derrota
con un gato que arañaba
la coraza de mi ropa.
Y repté, entre risas de serpientes,
rastreando el balanceo de una noria.

Y llegó la noche hasta mi puerta
que sólo conocía las mañanas,
y cayeron las mentiras una a una,
macerando los miedos de las uvas.

Resurgí, así, en otra parada
de metros sin horarios,
ni pintadas sonrisas de cartón,
o guante blanco con sujetos
enfundados en su fama
y vencidos por su tiempo.

Y volví a recogerme en una nube,
disolví mis migrañas en tu boca,
olvidé quince inviernos de rutinas
y salte, de tu mano, a otra cosa,
mudando de gusano en mariposa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s