La distancia infinita

La distancia es una ilusión
que separa dos espejos;
guiños y gestos
tras una luz de neón;
juegos de magos
en una caja de cartón.

Y entre sus pliegues esconde
secretos de antiguas voces,
fogonazos de otras risas,
aromas del aire perdidos
en ese desván sin llave
al que llamamos olvido.

Y un día nos encontramos
con que junta los espejos,
y vuelvo a sentir tus manos
acariciando mi pelo.

Y vuelvo a volar a ese cerro
en el que somos los amos;
regreso a ese imposible sueño
en el que recupero tus labios,
en el que la verdad no duele,
en el que la distancia no daña,
en el que la realidad se esconde
tras una tela de araña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s