La nieve cae de tus labios

La nieve cae de tus labios
y mis manos, charcos
de abandonada piel,
reciben tu calculada ironía
como cepos de impotencia
que restallan sin presa.

Vientos de palabras trampa
se entrecruzan y ensucian
un diálogo repetitivo y estéril,
que sacude ácaros del alma
y deja sólo un resquicio
a la sinceridad como desvío.

La muda lámpara del salón
nos adivina en dos aceras,
en dos direcciones opuestas
aisladas por culpas ciegas,
en las que el perdón se esconde
y la vanidad se cuela.

Gélidos cristales de tu garganta
quiebran hoy mis manos frágiles,
pero es una nieve que guarda
los brotes. Y en primavera
salvarán mis manos muertas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s