Nací un día de invierno

Nací un día de invierno
y mi corteza
es de hielo,
azul y triste
con surcos negros.

Nací una madrugada
de enero,
entre el amor
y un exceso de celo.
Escarcha por fuera
fuego por dentro.

Crecí guardando
el cajón escondido
de mi alma
tras unos ojos pequeños,
transparentes,
aparentemente muertos.

Aprendí a ocultar
un corazón
tímido y ardiente,
entregado y cobarde,
inseguro,
a veces de barro,
a veces de diamante.

Hoy,
más de 40 años después,
revivo un recuerdo
que no tengo,
describo a una mujer
que no soy,
¡tal vez me miento!.

Nací un día de invierno,
y mi corazón de hielo
se resquebraja
a destiempo,
dejando al descubierto
un ser asustado,
desconfiado
y hambriento.

¡Y aquí me tienes!
lacayo de tus besos,
que ahuyenten
mis miedos
en esta noche
de un frío enero.

Anuncios

Un pensamiento en “Nací un día de invierno

  1. Azo dice:

    Me parece de una belleza increible tu poema,
    Es, parece ser, un retrato impecable
    Enhorabuena!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s