Nana del garaje (para R_)

En medio de este paisaje inhóspito,
con voces metálicas
y carburadores roncos,
existe una isla de plenitud a tu lado.

Dormido, inocente,
contemplo tu piel
todavía recién estrenada.

Y vuelven imágenes de ayer,
cuando todavía podías dar
volteretas en mi vientre
y te acariciaba sin tocarte,
y te imaginaba sin conocerte.

Cuando te pienso,
mis ojos se envuelven
de un universo infinito.

Y las lágrimas caen sin pereza,
suaves, lentas,
empápandome de paz,
de un amor sin reserva.

Te miro dormido,
y mi mano tiembla
por no coronarte
con un futuro a medida.

Y mi pecho se duele
por no amamantarte
con nuevas estrellas.

Y mis labios rezan
por mecerte en cuna
cubierta de dicha,
de suaves lunas,
de mares verdes,
de voces puras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s