Paisaje interior

La soledad me acompaña
en un viaje de cielos azules,
de silencio,
de campos amarillos de junio.

La derrota cabalga sobre mi espalda
y mi cabeza,
en la que anidan desde hace tiempo
mariposas negras,
finalmente estalla.
Y esparce frustraciones,
incapacidad y envidia
entre rostros desconocidos
y cuerpos sin historia.

La burlona inseguridad
pasea triunfante por mi estómago,
tensando los músculos
de un alma vieja,
de una mente tal vez enferma,
de una voluntad rendida al fracaso.

Y este rompecabezas
de miseria y miedo
se encaja en un corazón
entregado a un amor
que es su refugio, su bandera,
su esperanza y su fuerza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s