Reflejo en el espejo

Treinta reproches tras las ventanas;
la mirada confusa
y el tiempo, que avanza,
deja flotando partículas de amargura,
de sueños rotos,
de nirvanas nunca alcanzados.

Y su nombre respira soledad,
y ella marcha por ese mar
de frías aguas,
de peces de colores,
de estrellas sonrientes.
Parte de su alma la empuja,
y se siente desnuda, indefensa,
extenuada.

Ese reflejo combativo
de espíritu aguerrido,
de propósito de enmienda,
de afán de supervivencia.
Y el miedo se acurruca de nuevo,
en un recoveco de su memoria.

Y le devuelve el reflejo
de la mirada en el espejo
un futuro que la abraza:
tardes soleadas, días serenos,
un futuro de paz, de anhelos,
del regreso a casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s