Reporte

Después de tantos mutismos,
de años de incompetencia
para hablarte así, a galope;
vengo a traerte un reporte
de los años que he vivido
para que quedes tranquilo.

Cuando tu páncreas falló
quedó amputado mi lirio,
ese de los dieciocho eneros
que dejaste desvalido;
pero aprendí bien tu pauta,
y sacudí de mi espalda
la espina de cachorro herido.

Me colgué la vida a la carga
y terminé mi carrera,
consolé a mamá en su exilio,
trabajé prestando letras,
de esas que no valen nada
porque son sólo de imprenta.

Me casé con aquel chico,
aquel, que cuando tú me mirabas
y me decías: ¿me engañas?,
yo me reía y callaba.

Hemos adornado la casa
con dos sueños, con dos hijos
que son una dulce cañada
que nos regaló el destino,
y hemos dejado por medio
brotes quebrados, navajas,
delirios de sangre fresca,
hierba quemada y certezas.

¡Ya ves, cuan pobre es mi recorrido!
no he ganado ni laureles, ni medallas,
no seré referente ni de nadie ni de nada,
no estaré entre los grandes mitos,
pero he aprendido a vivir, sólo eso,
a vivir, después de haberte perdido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s