Cuando el miedo avanza, la razón pierde

MIedo

El miedo paraliza, permite la entrada en la sociedad del virus de la intolerancia.

Estos días parece que la ultraderecha se ha puesto de acuerdo para atraer los titulares de los medios de comunicación. Hoy, Matteo Salvini y Marine Le Pen anuncian su unión en un “frente de la libertad” para acometer las elecciones europeas del próximo mes de mayo, cuando todavía no se han acabado los artículos y noticias sobre la gran victoria en las elecciones presidenciales en Brasil de Jair Bolsonaro, con el respaldo del 46 por ciento de la población; lo cual no le librará de disputar una segunda vuelta, el próximo 28 de octubre, con el progresista Fernando Haddad, que únicamente consiguió aglutinar el 29 por ciento del voto.

En España, Vox hizo ayer su puesta de largo en el Palacio Vistalegre, en Madrid, el mismo escenario dónde Podemos celebró sus congresos, para demostrar que tiene tantos entusiastas, o más, que los que se denominan herederos del movimiento 15M. Ante más de 10.000 entregados seguidores, los portavoces del partido creado por Santiago Abascal hace cinco años, expusieron su proyecto de España: una, grande y libre (para los que piensan como ellos).

El mundo anda un poco revuelto, sin duda, y el miedo está empezando a asomar sus garras. Ante un futuro incierto, con amenazas a “lo conocido”, nos aferramos a la seguridad, a la fe. En lugar de tratar de encontrar soluciones compartidas, se impone la rigidez de las ideas, la búsqueda de culpables en los otros. El peligro está en que estos movimientos radicales, estén en la derecha o en la izquierda, se nutren de los moderados desencantados.

Nos encontramos en el principio de “un mundo nuevo” y no sabemos qué hacer con él. Histriones como Trump y Putin manejan dos grandes potencias mundiales, la ultraderecha se está asentando en Europa como respuesta al miedo a los ataques terroristas islamistas, como reacción de los nacionalismos a un mundo globalizado, de los ciudadanos que, hartos de la corrupción política, se echan en brazos de caraduras con pose de integridad.

Estamos pasando del mundo de “Tiempos Modernos” al mundo de “Yo, robot”, y esa transformación conlleva numerosas inseguridades. No tengo una bola de cristal, sin embargo, si tengo claro que si el miedo gana, la razón pierde y, con ella, la democracia, la igualdad y la solidaridad.

Anuncios

El monstruo del odio y el miedo

monstruo_odio_miedo

No dejes entrar en ti al monstruo del odio y el miedo

No, no pienso igual que tú. No, no siento igual que tú. No, no me gusta lo mismo que a ti; ni tengo tu mismo color de piel. Yo tengo vagina, tú, tal vez tengas pene, pero puede que tu cuerpo no reaccione a lo que tu anatomía te ha otorgado, lo cual ni es una anomalía, ni es una aberración, ni es pernicioso. Cada uno debe vivir conforme a lo que siente, no a lo que los demás digan que debe sentir, pero el monstruo del odio y el miedo siempre acecha.

Probablemente, los que jalean el autobús de hazateoir.org y reclaman libertad de expresión, se escandalizan reclamando la prohibición y la penalización de la actuación de Drag Sethlas, que se ha proclamado nuevo Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria.

No, yo soy como tú, yo no te odio porque no te temo. Quizás si no te dejaras llevar por ese monstruo del odio y el miedo te darías cuenta de que lo importante no son las formas, sino el fondo. Porque si el mal existe, está en los que prima el egoísmo, la vanidad, la ira, la envidia, la avaricia; en los que utilizan a los demás como utensilios de usar cuando los necesitan y de tirar cuando ya no son válidos, en los que son incapaces de reconocer sus faltas por su orgullo malsano.

El monstruo del odio crece cuando el miedo a los que son diferentes se impone, cuando la ignorancia y la irracionalidad ganan terreno a la razón. No obstante, me reconforta saber que hay multitud de héroes, como Pablo Ráez, que con su fuerza y su valentía me devuelven la esperanza en los seres humanos.

Reivindicaciones de una invisible

ojo_que_vigilaHa finalizado el mes de enero. Un histrión con aires de César del siglo XXI ha sido ascendido a presidente de EE.UU., Europa, como un personaje de personalidad múltiple, se debate entre la ferviente defensa de los derechos humanos y la inacción frente a la vulneración de los mismos; la izquierda en España continúa como siempre: siendo su peor enemigo; la Pantoja ha sido rehabilitada por obra y gracia de Pablo Motos; en Cataluña siguen vendiendo un país de yupi con jueces lenguaraces y expresidentes mártires por la causa y por la pela. El mundo sigue girando, de momento, alrededor del sol, los polos continúan con su silencioso deshielo; en fin, que por lo que apunta este principio del 2017, el futuro se presenta vestido de miedo, respirando odio, y llevando las gafas de la intransigencia ante los que son o piensan distinto.

Sin embargo, con este desolador panorama es hora de las reivindicaciones de los invisibles. Aquí os dejo las mías:

invisibles_invencibles

Reivindicación de una invisible

Yo reivindico
una mano abierta al abismo insondable del mañana;
escuchar el grito mudo de millones de gargantas
seccionadas sin pudor por la avaricia;
renacer en una mirada limpia, sin pasado,
que en volandas, sin paradas, me transporte
hasta la isla del principio de los tiempos,
donde no existan nombres, venganzas,
reclamos, intereses, egoísmo, llanto, rabia.

Yo reivindico
el poder de las palabras,
de las grandes gestas de todos los anónimos
sin ilustres ancestros ni apellidos,
que remueven conciencias y reclaman
un futuro para todos, incluidos los proscritos.

Yo reivindico
la fuerza de los invisibles
desde el poderoso agujero de los muertos,
los que murieron y morirán creyendo,
los que se negaron y se negarán al yugo
del poder, de la derrota, del lamento.

 

El lobo ya ha venido y los fantasmas no existen

esperanza contra miedo

Imagen de Neil Girling

“¡Qué viene el lobo!”, “¡Qué viene el lobo!”, nos decía ayer la casi-alcaldesa de Madrid, arrogándose en salvadora de oscuros futuribles ante los descerebrados madrileños que, inexplicablemente, le han dado al PP sólo 44.082 votos más que a la Agrupación Ahora Madrid en estas elecciones municipales. Cuando ella asegura tener 500.000 votos más que la opción que lidera Carmena, une a los votos del PP, los del PSOE y los Ciudadanos, como si tratara de liderar una coalición interestelar contra las fuerzas del mal encabezadas por Manuela Carmena.

El lobo ya ha venido, Señora Aguirre, durante años ha ido desangrando nuestros derechos sociales, ha ido llevándose nuestro dinero a sus cuentas bancarias y ha ido vendiendo nuestro patrimonio a sus colegas. Por mucho que intente convencerme, sé que los fantasmas no existen. Su discurso me ha recordado a lo que se decía en algunos sectores cuando Suárez se atrevió a legalizar el Partido Comunista de España. Eran las primeras elecciones generales democráticas que se celebraban en España después de casi 40 años de dictadura. El editorial del ABC del 10 de abril de 1977 decía lo siguiente: “No es hacer viable la democracia el condescender con aquellos que no practican sus reglas cuando llegan al Poder. No es la democracia moneda de curso legal en la Cuba de Castro ni lo es en la Rusia de Breznef, donde a los disidentes se les encierra en clínicas psiquiátricas o se les instala en archipiélagos Gulag.” (¿por qué me recuerda a las alusiones a Venezuela?).

En fín, lo dicho, que el lobo ya ha venido y los fantasmas no existen.