Amanece en tierra derrotada

Foto de
el_harry 

Una claridad densa empieza a vislumbrarse tras una noche confusa, como las miles anteriores. Amanece un nuevo día en la tierra de la derrota, una tierra en la que vientos extremos han aterrizado para barrer, sin compasión, el entorno amable y esperanzador que parecía ser indestructible.

Veo rostros crispados, sin un resquicio de duda en sus miradas, sin una brizna de tolerancia en sus gestos. Escucho voces destempladas, airadas, inflexibles que se alzan, arengando a quien se quiera unir a un macabro carnaval de despiece de una piel de toro cansada de luchas intestinas e infértiles.

Se me viene a la memoria un poema de Luis Cernuda, “Es lástima que fuera mi tierra”, del que dejo unos versos:

“No hablo para quienes una burla del destino
Compatriotas míos hiciera, sino que hablo a solas
(Quien habla a solas espera hablar a Dios un día)
O para aquellos pocos que me escuchen
Con bien dispuesto entendimiento.
Aquellos que como yo respeten
El albedrío libre humano
Disponiendo la vida que hoy es nuestra,
Diciendo el pensamiento al que alimenta nuestra vida.

¿Qué herencia sino ésa recibimos?
¿Qué herencia sino ésa dejaremos?

Anuncios

La España paralela

¿Futuro?

¿Futuro?

Existe una España que no aparece en las noticias, salvo en muy escasas ocasiones. Hombres y mujeres que se levantan diariamente para cumplir con su trabajo o para intentar buscarlo, que viven de su esfuerzo, de su legítima recompensa. Que no buscan ser protagonistas de nada, pero que necesitan ser partícipes de la construcción de su futuro. Que son de derechas y de izquierdas, que son creyentes y ateos, que son trabajadores y empresarios… Que persiguen sus sueños sin pisotear los de los demás, que luchan por sus ideales sin pervertir sus principios, que quieren un país que no se disuelva cada 40 años.

A su alrededor, por encima de ellos, entre ellos pasan revoloteando truhanes con voz de barítono, trileros con cara de ángel, embaucadores con aspecto de persona seria y responsable. Tantas mentiras envueltas en papel de seda, en pompas de jabón, en globos de deseos de un mundo mejor.  Yo busco ideas que me representen, no hombres ni mujeres concretos, porque los seres humanos siempre cometen equivocaciones, no son puros, no son infalibles, tienen defectos y virtudes, claros y oscuros, como tú y como yo son imperfectos. Y aun así, a pesar de la escasa o nula fe en estos prohombres de cartón piedra, sigo creyendo en un idea de país, en conquistar un futuro que dejar a los que vengan detrás de mí.