¡Que no hablen por mí!

Imagen de César

Imagen de César

Estoy harta de que políticos, creadores de opinión, informadores, sindicalistas, empresarios, actores, iglesias, …, hablen por mí; una ciudadana invisible, de esas que no pertenecen a plataformas, movimientos o grupos de presión de ningún tipo. Sin embargo, todos dicen conocer mis necesidades, mis miedos, mis expectativas; todos dicen hablar en mi nombre, todos se sienten en la obligación de defenderme. Pues miren,  no me defiendan más, porque cada vez que lo hacen, me anulan más, me hacen sentirme más estúpida e invisible.

Creo en el sistema democrático, pero no creo en todos los “representantes de” que dicen conocerme y ni siquiera me ven; en todos esos políticos que pagan sus errores en un cómodo y bien pagado destierro en alguna institución pública. La tan necesitada regeneración democrática no va a empezar por arriba, si los de abajo no empujan.

Por eso, creo en esos héroes anónimos que han dado un valiente paso hacia delante en un país que estaba dormido y despertó de golpe, con el suelo abriéndose bajo sus pies sin saber cómo ni por qué.

El programa de “La Sexta Columna” ha pasado hoy un excelente reportaje en el que aparecen algunas de esas personas sin nombre conocido, ni apellido de renombre, pero a las que les sobra generosidad y sentido común, algo de lo que parecen carecer “¿nuestros representantes?” en los últimos tiempos.

“Sí se puede”. La Sexta Columna

Anuncios